galiciainfo.es.

galiciainfo.es.

La cerámica de Buño: las formas más singulares de Galicia

La cerámica de Buño: las formas más singulares de Galicia

En la pequeña aldea de Buño, a escasos kilómetros de la costa de la provincia de A Coruña, se encuentra uno de los tesoros más preciados de Galicia: la cerámica de Buño.

Esta tradición cerámica se ha mantenido viva durante siglos y ha evolucionado de generación en generación hasta convertirse en una de las expresiones más singulares del folclore gallego.

La historia de la cerámica de Buño

La cerámica de Buño tiene una historia que se remonta a la época romana, cuando se comenzó a utilizar el barro local para crear objetos utilitarios. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVIII cuando la producción cerámica de Buño cobró importancia.

En este siglo, la aldea de Buño y sus alrededores se convirtieron en un importante centro de producción de vino y se hizo necesario crear recipientes para almacenar y transportar el líquido. Fue entonces cuando los alfareros de Buño comenzaron a producir grandes cantidades de 'ollos', 'pipas' y 'cantareiras'.

Con el tiempo, la cerámica de Buño se fue especializando en la producción de objetos decorativos, como vasijas, platos, tazas y figuras, que se convirtieron en verdaderas obras de arte.

La técnica de la cerámica de Buño

La cerámica de Buño se caracteriza por su técnica de elaboración totalmente artesanal, en la que se emplean únicamente materiales naturales de la zona.

El proceso comienza con la extracción del barro de los cajotes, unos pozos cubiertos de musgo y hierbas que se encuentran en los montes de Buño. El barro se mezcla con agua y se pone a reposar durante varios días para que se ablande y pueda ser moldeado.

Una vez que el barro está en su punto óptimo de humedad, se procede a su moldeado, ya sea en el torno o a mano. Después de dar forma a la pieza, se deja secar al aire durante varios días para que adquiera consistencia.

A continuación, se lleva a cabo el proceso de decoración, que es donde reside el verdadero arte de la cerámica de Buño. Los alfareros emplean variadas técnicas, como el esgrafiado, el punteado o el relieve, para crear hermosos motivos florales, geométricos o abstractos.

Finalmente, las piezas se cocinan en los hornos de leña que se encuentran en las afueras de la aldea. El proceso de cocción dura varias horas y es fundamental para que la pieza adquiera su dureza y resistencia definitivas.

Las formas más singulares de la cerámica de Buño

La cerámica de Buño se caracteriza por su gran variedad de formas, cada una de ellas con su propia historia y función.

  • Ollos: son vasijas de gran tamaño que se utilizaban para almacenar y transportar el vino. Están decorados con hermosos motivos ornamentales y su tamaño puede ser impresionante, alcanzando los 2 metros de altura.
  • Potes y cacharros: son recipientes utilitarios que se utilizaban para cocinar y servir los alimentos. Están decorados con sencillas líneas y puntos.
  • Tazas y platos: son piezas de uso cotidiano que adquieren un gran valor artístico gracias a su delicado diseño y técnica de elaboración.
  • Mascarones: son figuras humanas o animales que se utilizaban para decorar las entradas de las casas. Son una de las formas más singulares de la cerámica de Buño y se caracterizan por su gran expresividad y detalle.

Estas son solo algunas de las formas más singulares de la cerámica de Buño, pero existe una gran variedad de piezas que se adaptan a cualquier necesidad o deseo del cliente.

El futuro de la cerámica de Buño

A pesar de que la cerámica de Buño ha sido reconocida como Bien de Interés Cultural por la Xunta de Galicia, la tradición cerámica se enfrenta a diversos problemas que amenazan su continuidad. El envejecimiento de la población alfarera, la falta de relevo generacional y las dificultades económicas son algunos de los retos a los que se enfrenta esta tradición.

Sin embargo, existen iniciativas que buscan proteger y potenciar la cerámica de Buño, como la creación de una ruta de la cerámica que pone en valor el patrimonio artístico y cultural de la zona, o la organización de talleres y cursos para fomentar la formación de nuevos alfareros.

En definitiva, la cerámica de Buño es una joya del patrimonio gallego que debemos proteger y valorar. Su belleza, técnica y singularidad nos muestran que el arte y la tradición siguen siendo una fuente de riqueza y de identidad cultural.