galiciainfo.es.

galiciainfo.es.

Descubre los secretos de la elaboración artesanal del queso de tetilla

Descubre los secretos de la elaboración artesanal del queso de tetilla

Galicia es conocida por su rica cultura gastronómica, que incluye muchos platos típicos y deliciosos como el pulpo a la gallega, el lacón con grelos y, por supuesto, el queso de tetilla. Este queso es uno de los más populares de la región, y su sabor y textura únicos son el resultado de una elaboración artesanal que ha sido transmitida de generación en generación. En este artículo, te llevaremos a través de cada paso del proceso de elaboración del queso de tetilla, para que puedas conocer todos sus secretos y saborearlo como un verdadero experto en Galicia.

¿Qué es el queso de tetilla?

Antes de explorar su elaboración, es importante entender qué es el queso de tetilla. La tetilla es un queso de leche de vaca, con un sabor suave y ligeramente ácido. Se elabora en forma de cono troncocónico, con una base ancha y redondeada en la que se encuentra el pezón o "tetilla", de ahí su nombre. Es un queso blando o semiblando, de pasta suave y tonalidad amarillenta. El queso de tetilla se come con pan, se utiliza como ingrediente en diferentes platos y se marida con vinos gallegos como el Albariño.

La elaboración del queso de tetilla

La elaboración del queso de tetilla es un proceso artesanal que sigue las mismas pautas desde hace siglos. Se lleva a cabo en pequeñas queserías en las que se combina la experiencia y el conocimiento tradicional con la tecnología más avanzada para conseguir obtener un producto de calidad.

Primer paso: La recolección de la leche

El primer paso para elaborar el queso de tetilla es la recolección de la leche. En Galicia, la mayoría de las queserías y explotaciones ganaderas utilizan exclusivamente leche de vaca, mayoritariamente autóctonas. La leche se recoge diariamente y se transporta hasta la quesería en vehículos isotermos para su conservación. La leche se somete a diferentes controles de calidad y análisis para verificar su idoneidad para la elaboración del queso y se deja reposar a temperatura ambiente durante un periodo de 24 horas.

Segundo paso: La coagulación

El siguiente paso es la coagulación de la leche, que se realiza añadiendo cuajo a la leche. Se suele utilizar un tipo de cuajo natural extraído del estómago de corderos o cabritos, aunque también hay queserías que utilizan cuajos sintéticos. La cantidad de cuajo que se añade depende del tipo de leche y su calidad y puede variar en función de la época del año o el clima.

La leche coagula lentamente durante varias horas hasta alcanzar la consistencia deseada. En este momento se corta la masa coagulada en pequeños trozos mediante un instrumento especial llamado "liño". El tamaño de los trozos varía de quesería a quesería y puede modificarse según el objetivo a conseguir,

Tercer paso: La cocción y el moldeado

Los trozos de queso se calientan en una especie de olla de cobre llamada "caldeiro", se remueven continuamente para evitar que se peguen y la temperatura se eleva lentamente desde los 28 hasta los 33°C.

Posteriormente, se procede al moldeado del queso, que se realiza manualmente dentro de unos moldes circulares de madera, llamados "talegos" o "estrumeiras" y se voltean con frecuencia para que el suero salga y se compacte. La quesería puede elegir dejar el queso sin prensar o con un poco de presión. La duración del proceso de moldeado varía según las características de las queserías y el tipo de queso que se desee obtener.

Cuarto paso: El salado y el reposo

Una vez moldeado el queso, se procede al salado del mismo. Este salado se puede producir de diferentes maneras, bien sea sumergiendo los quesos en salmuera o espolvoreando sal sobre su superficie. El salado aporta al queso sabor y textura, además de contribuir en la conservación del producto.

Finalmente, el queso se deja reposar en un espacio fresco y seco durante un mínimo de 10 días hasta adquirir la textura y sabor deseados. Durante este tiempo, se mantiene la humedad y temperatura adecuadas para asegurar el desarrollo de la flora microbiana.

¿Dónde se puede comprar queso de tetilla?

El queso de tetilla se puede comprar en numerosos establecimientos de Galicia, así como en tiendas especializadas en productos gallegos fuera de la comunidad. Además, hay muchas tiendas en línea dedicadas a la venta de queso de tetilla que ofrecen entregas en toda España y en algunos países del extranjero.

Conclusión

En resumen, el queso de tetilla es uno de los productos más emblemáticos y deliciosos de la región de Galicia. Su elaboración artesanal y su sabor único lo convierten en una auténtica joya culinaria. Si tienes la oportunidad de visitar Galicia, no dejes de probar un trozo de queso de tetilla acompañado de un buen vino Albariño. ¡Te encantará!